Valora este artículo
(0 votos)

Proyecto Educativo


Poster-Arte-Final-Zaragoza 200

El colegio La Purísima, cuya titularidad corresponde a las Hermanas Terciarias de la Inmaculada, lleva a cabo su labor educativa inspirado en los unos principios, objetivos y dimensiones y ámbitos.

La legislación vigente

1. La igualdad de oportunidades a una educación de calidad para todos los alumnos, en el respeto a los principios democráticos y a los derechos y libertades fundamentales.

2. La transmisión de los valores que sirven de fundamento a la libertad personal, a la responsabilidad social, a la igualdad y a la solidaridad mediante la participación en la sociedad civil.

3. La concepción activa de la educación como elemento compensador de las desigualdades personales y sociales.

4. La participación de los distintos sectores de la comunidad educativa, en el ámbito de sus correspondientes competencias y responsabilidades, como medio para la consecución de los objetivos de la educación.

5. La concepción de la educación como proceso permanente que obliga a dirigir la acción docente hacia el desarrollo de capacidades para aprender a aprender.

6. La convicción de que la creatividad, la iniciativa personal y el espíritu emprendedor de los educandos se han de fundamentar en un alto sentido de la responsabilidad y en hábitos de esfuerzo personal.

7. El fomento y la promoción de la investigación, la experimentación y la innovación educativa en el centro, junto con la flexibilidad de estructuras y organizaciones, harán posible adaptar la acción docente a las necesidades cambiantes de la sociedad y de los alumnos.

8. El reconocimiento de la función docente como factor esencial de la calidad de la educación.

9. La convicción de que un modelo integrado de Convivencia, que aboga prioritariamente por la negociación inteligente y pacífica de conflictos, por la mediación, antes de llegar a la sanción o después de la misma, caso de que fuese necesario sancionar, es cauce para lograr una verdadera Comunidad Educativa.

10.La eficacia del centro está vinculada a la capacidad del mismo para evaluar sus diseños, su organización y el proceso de enseñanzaaprendizaje.

El carisma Franciscano

1. La escuela católica es verdadero sujeto eclesial, y dirige su acción a la formación de la personalidad cristiana de sus alumnos. 

2. El espíritu evangélico debe manifestarse a través de un estilo cristiano de pensamiento y de vida que impregne todos los elementos del
ambiente educativo. 

3. El ambiente general del centro debe estar animado por un espíritu de paz, bien, fraternidad universal y libertad. 

4. Los educadores, como personas y como comunidad, son los primeros responsables en crear el peculiar estilo cristiano franciscano del
colegio. 

5. La cultura humana y las ciencias del saber tienen su autonomía y su metodología y, por lo tanto, deben ser expuestas con objetividad. Sin embargo, el educador expone críticamente ciencia y cultura sin separarla de la fe, situando en el centro de su enseñanza siempre a la
persona en su integridad.

6. El respeto a la libertad religiosa y de conciencia de los alumnos y de las familias, firmemente tuteladas por la Iglesia, no puede suponer renuncia a la libertad de proclamar el mensaje evangélico y de exponer o proponer los valores humanos de él derivados.